ENTRADA EN JERUSALEN

 Dice a la hija de Sión: "He aquí que viene a ti tu rey, sentado en un asno".(Zc 9,9) Cristo está rodeado de apóstoles y dice: "Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y escribas; le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles, para burlarse de él, azotarle y crucificarle, y al tercer día resucitará." (Mt 20,18-19). Entre los personajes de la entrada en Jerusalén los ricos se distinguen de los pobres por sus vestidos. Los niños de los ricos van bien vestidos como sus padres; los pobres van descalzos pero son muy generosos: basta con ver al pequeño que pone el manto a los pies del asno. La imagen de la ciudad es la de la Jerusalén Celeste con el Templo en el centro. El árbol es una higuera a la que más tarde pide fruto el Señor, tras la entrada, cuando vuelve a la ciudad al amanecer (Mt 21, 18ss y paralelos). Se ven claramente las hojas (que es lo único que tiene, nada de fruto). Kiko la destaca por la conexión importante entre la venida de Jesucristo y los frutos que pide el Espíritu.

Pintura expuesta en: S. Bartolomeo en Tuto