DEPOSICIÓN

 El séptimo día, el Sábado, Dios descansó de toda Su obra. Cristo, el Sábado, ha cumplido toda su obra y descansa en el sueño de la muerte. Su cuerpo está rodeado por S. Juan, S. José de Arimatea, Nicodemo y el grupo de las mujeres piadosas.

La Virgen sostiene la cabeza del Hijo. Es la única que lo toca con las manos desnudas. Separada a los pies de la tumba está la sábana que envolverá el cuerpo de Cristo, anuncio de su Resurrección. Un elemento de particular relieve en el cuadro es la cruz desnuda y negra. El negro hace referencia a la muerte de Cristo. Según la tradición de la Iglesia, la Cruz desnuda, sin el Cuerpo del Señor, es la invitación a que nosotros nos subamos a ella.

Pintura expuesta en: S.Bartolomeo en Tuto