11-06-2007

 

Video del Encuentro de los iniciadores del Camino Neocatecumenal con las comunidades de la zona Nord-este de España, en la sección VIDEOTECA

Jun 2007
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Visitas hoy
Total visitas
     Portada / Hablan los Obispos / ¿Cuaresma y alegría?

5 / 5 (3 Votos)

(CAMINEO.INFO)- Monseñor Manuel Sánchez Monge, Obispo de Mondoñedo-Ferrol
(CAMINEO.INFO)- Monseñor Manuel Sánchez Monge, Obispo de Mondoñedo-Ferrol

¿Cuaresma y alegría?


24-02-2007

José Luis Turiel

(CAMINEO.INFO)- Parece pura contradicción. Y sin embargo la cuaresma es el camino que nos conduce a la Pascua, la gran fiesta cristiana, la fiesta de la alegría por excelencia. Faltan cuarenta días para la Pascua, se nos anuncia al comenzar el itinerario cuaresmal. No es un tiempo de tristeza, sino de alegría. Hemos de prepararnos sin tardanza para la gozosa resurrección de nuestro Señor Jesucristo

Nada menos que cincuenta días de alegría pascual. Porque un día es poco para tanta dicha. Hay que descubrir el gozo que perdura. La Pascua cristiana no termina nunca, no tiene ocaso. Lo primero no son, por favor, mortificaciones y culpabilidades. Vivir la Cuaresma en negativo sería casi blasfemo. No mortificaciones, sino vivificaciones; penitencias para la conversión; no culpa, sino gracia. Los sacrificios son para la generosidad. Las mortificaciones nos llevan a una vida mejor.

Conversión

La Cuaresma es un tiempo gozoso, aunque no siempre resulte divertido. Porque se nos pide un esfuerzo continuado. También se le pide al atleta que ha de participar en una olimpíada, y sin embargo se entusiasma sólo con participar. Igualmente se le pide al artista que crea, y nada le llena tanto como acariciar su obra bien lograda.

La Cuaresma no es privación, sino enriquecimiento. No es negatividad, sino creatividad. Es un esfuerzo por renovar, construir y conquistar. Ayuda a crecer, a rejuvenecerse, a desarrollar las mejores cualidades, a estar más contentos con nosotros mismos. El compromiso hacia fuera no tardará en llegar. La conversión puede exigir a veces una terapia liberadora. Hay que renunciar a todo lo caducado, a todo lo que en nosotros se ha pasado de fecha. A nada que nos miremos dentro descubriremos actitudes, reacciones y comportamientos que se nos han quedado viejos. Son como los quistes o las verrugas que nos afean.

Convirtámonos a la vida y a la felicidad. Cuando sentimos la vida interior, cuando nos centramos en el amor, cuando captamos y compartimos la vida de los demás, cuando nos abrimos al misterio de la vida, entonces experimentamos la libertad y el gozo de existir. Nos convertimos, no en poseedores, sino en adoradores; no en coleccionistas de arte, sino en artistas; no en repetidores, sino en creadores. El que ‘es’ siente, vibra, crea, crece, ama, vive. Es calidad de vida. Apegarse al tener es otra cosa. Porque poseer es apego, endurecimiento, idolatría. El tener cosifica y deshumaniza. Lo que ganamos en cantidad de vida, lo pierdes en calidad. Tener es un ídolo que exige un alto precio a cambio de casi nada. Vendemos nuestra libertad y nuestros derechos de primogenitura a cambio de un plato de lentejas. Tener pone un sello económico en tu trabajo y en todas nuestras relaciones. En adelante, no tendremos las cosas, serán las cosas las que se adueñarán de nosotros. ¡No seamos esclavo! Crucifiquemos el ansia de tener, la avaricia, la cosificación de la vida. Entonces podremos ser, y podremos tener cosas, pero redimidas, como medio y no como fin. Seremos más libres y más felices. Porque feliz no es el que más tiene, sino el que menos necesita.

Convirtámonos al amor solidario. La vida y la felicidad están en el amar, en el compadecer, en el compartir, en el vivir con y para los demás. Nuestro vivir es con-vivir. Vivir en solidaridad es calidad de vida, porque el otro es para nosotros, no rival, sino estímulo y complemento de nuestra personalidad. Crucifiquemos el egoísmo y el individualismo. Rompamos esa tendencia a encerrarnos y clausurarnos en nosotros mismos. El egoísmo va matando en ti el amor, que es la auténtica vida: «el que no ama está muerto». El individualismo nos convierte en seres odiosos y recelosos. El narcisismo nos transforma en seres infantiles y estúpidos. El egoísmo es también injusto, por no ofrecer a los demás lo que tienen derecho a recibir de nosotros. Compartamos bienes y talentos, que para eso se nos han dado. Abandonemos posturas cómodas no solidarias. Salgamos de nuestros refugios y pongámonos en camino. Con los ojos, las manos y el corazón bien abiertos. Enseguida encontraremos compañeros de viaje y hombres tirados en la cuneta. No cerremos los ojos ni pasemos de largo: como el samaritano bueno podemos acercarnos, compadecernos y hacernos solidarios. Aprenderemos la alegría del compartir. Así seremos semejantes a Dios, que es comunión de vida. Y prolongaremos sus manos bienhechoras en la vida de los hombres.

Convirtámonos a la verdadera oración. Al orar nos abrimos al Ser, nos dejamos invadir por el Amigo y contemplamos, agradecemos, adoramos y amamos. Orar es entrar dentro de nosotros mismos para poder descubrir a Dios en nuestra más íntima intimidad. Y, al mismo tiempo, es descubrir al Dios presente en las demás personas, en los acontecimientos de la vida, en la naturaleza toda. Orar es dejarse interpelar por la palabra de Dios, es acercarnos al ‘libro vivo’ que es Jesucristo. Orar es entrar en la verdad y la profundidad de todo, ver y escuchar, sentir y comprender y trabajar y relacionarse y amar. Abandonemos, pues, la superficialidad, la dispersión, la algarabía interior. Hay mucho ruido en nosotros y mucho vacío. Para poder orar, necesitamos podar cantidad de apegos y desviaciones. Los excesos en el tener, en el comer y en el disfrutar, adormecen, embotan la sensibilidad e impiden el encuentro con lo que está más allá de lo sensible. El ayuno purificador es un buen ejercicio cuaresmal. Busquemos el silencio. Los ruidos, las distracciones y las preocupaciones nos impiden oír la palabra del hermano y la Palabra de Dios. Ayunemos de palabras y deseos inútiles. El silencio exterior e interior ayudan a entrar en el misterio. Concéntremonos. Somos complicados y estamos agitados, inquietos, nerviosos, a veces rotos por dentro. Nos falta tiempo y nos sobran prisas. Así no podremos orar. Es cuestión de pacificarse. Es cuestión de relativizar y buscar prioridades, aceptando limitaciones. Es cuestión de organizarse. La Cuaresma nos puede ayudar a comprender que sólo Dios basta.

Un corazón nuevo

La metáfora ya es muy conocida, pero tiene hondura. Hay una operación radical a la que todos podemos someternos: es la operación de corazón. No es cuestión de limpiar o trasplantar una arteria o de poner una válvula más o menos. Es un trasplante total. "La enfermedad que padece el mundo, la enfermedad principal del hombre, no es la pobreza o la guerra, es la falta de amor, la esclerosis del corazón”. Es el diagnóstico de Madre Teresa de Calcuta. O sea, que tenemos el corazón necrosado, un corazón de piedra. Necesitamos que nos pongan un corazón nuevo. Y que Dios nos haga transfusión de su sangre, oxigenada con el aire del Espíritu. Pero no nos asustemos. Lo "gracioso" es que este trasplante ni cuesta ni supone tanto sacrificio. Es más un don que una operación, es más una gracia que una terapia. Lo único necesario es que nos dejemos cambiar.

Necesitamos un corazón nuevo que sea de veras corazón, un corazón tejido de ternura y benevolencia, un corazón grande y sensible, un corazón compasivo y misericordioso. O sea, un corazón parecido al Corazón de Dios. La misericordia es lo que define a Dios. Cuando Moisés quiere conocer su gloria, es decir, su intimidad, su realidad más profunda, y le pregunta por su nombre, recibe esta respuesta: «Yahveh, Yahveh, Dios misericordioso y compasivo, tardo a la ira y rico en bondad y fidelidad» (Ex. 34, 5-7). Compasivo y misericordioso. En hebreo son palabras tomadas de los sentimientos y gestos maternales. Dios es Padre con entrañas maternales. Siente como una madre cuando lleva a su hijo dentro. Dios se conmueve por sus hijos hasta la compasión y la ternura. Esta misericordia de Dios se ha manifestado definitivamente en Jesucristo. Por eso se le conmovían fácilmente las entrañas: ante el enfermo, ante el hambriento, ante el pecador, ante todo el que sufría.


¿Qué se nos pide en esta Cuaresma? Solamente una cosa, que nuestro corazón rebose misericordia para poder acercarnos y acercar a los demás a infinita misericordia del Dios de Jesucristo. ¿Eso es poca cosa? Es lo más grande que podemos hacer, la Cuaresma más hermosa que podemos practicar. La más hermosa y la más necesaria. Porque vivimos en un mundo sin misericordia. Un mundo duro, frío, competitivo: un mundo que crea soledad, que divide y enfrenta a los hombres. Un mundo deshumanizado, sin entrañas, sin corazón. En este mundo nuestro no hay misericordia para los vencidos, para los débiles, los pobres, los ancianos, los enfermos y minusválidos, para las víctimas, para los fracasados.

Cuaresma: en ella queremos entrar como camino para llegar a la alegría pascual un poco más resucitados.

+Manuel Sánchez Monge,
Obispo de Mondoñedo-Ferrol


Preview Chanel Preview Chanel

Comenta la noticia


Tu nombre:
Tu email:
Asunto:
Tu Comentario: (recuerda introducir el código alfa-numérico de seguridad antes de enviar)



  ARTÍCULOS RELACCIONADOS

 

Preview Chanel Preview Chanel
camineo.info 2005
PHPCow news publishing script, content management system